Datos interesantes del ozono como desinfectante de espacios

Datos interesantes del ozono como desinfectante de espacios

El ozono es uno de los desinfectantes más potentes. Es 50 veces más eficaz en la desinfección en comparación con el desinfectante más popular: el cloro y los efectos de su acción son visibles 3.000 veces más rápido.

 

La principal ventaja de la utilización de ozono para la desinfección es el hecho de que el ozono se genera en el sitio y solo cuando es necesario. Tampoco es necesario controlar los efectos secundarios de la desinfección, ya que no existen.

 

El ozono es un gas azul, con una densidad mayor que el aire, lo que lo convierte en un desinfectante ideal tanto para el aire como para el agua. 

 

Mata organismos únicos y multicelulares con baja especialización celular, es decir, bacterias, virus (incluido COVID-19) y esporas (hongos). 

 

Su tiempo de funcionamiento es de aproximadamente 30 minutos, después de este tiempo se puede disfrutar de aire fresco y habitaciones libres de gérmenes. 

 

Hasta hoy no se ha confirmado científicamente que algún microorganismo se haya vuelto inmune al efecto desinfectante del ozono.

 

Entre las aplicaciones más comunes de la ozonización están:

 

·    Desinfección y remoción de humedad de varios tipos de recintos como habitaciones, casas, sótanos, almacenes, oficinas, tiendas, piscinas, vestuarios, hoteles, hospitales, salas de consulta médica, etc.

·      Desinfección de automóviles: eliminación del olor desagradable del interior, desinfección del aire acondicionado, eliminación de olores desagradables de diferentes orígenes: humo de cigarrillo, olor a quemado, olor a animales, pinturas.

 

La desinfección con ozono es utilizada por un grupo diverso de usuarios. En el entorno comercial se usa más comúnmente en hoteles, moteles, casas de huéspedes,

centros de bienestar, asilos y casas geriátricas, salones SPA, salones de belleza, consultorios médicos, entre otros.

Todos los comentarios

Deja una respuesta

Blog